Entorno

Estamos en La Coromina, un núcleo con entidad propia
dentro del municipio de Cardona.

Nuestro entorno es privilegiado, rodeados de patrimonio natural, cultural e inmaterial que han convertido Cardona en una de los destinos turísticos más importantes de la Cataluña interior. Uno de los castillos más importantes de Europa, un centro histórico que conserva toda su aspecto medieval y una montaña de sal única en el mundo hacen de Cardona uno de los grandes atractivos para un turismo cultural, familiar y de calidad. Al mismo tiempo, la proximidad con las pistas de esquí y con las zonas con más abundancia de setas hacen de la nuestra una zona donde todo el año hay actividad.

La Coromina es un núcleo histórico de origen medieval, con constancia documentada desde el año 1019. Su iglesia parroquial, consagrada a San Ramón y situada justo delante de La Premsa, ya existía el año 1347. Separa la iglesia y la finca de La Premsa el antiguo camino real de Cardona a Manresa, que en el siglo X ya se conocía como Strata Antiqua (carretera vieja), es decir, debía llevar siglos en servicio.

Con una población de unos 550 habitantes, La Coromina es un pequeño pueblo donde todos se conocen y la vida transcurre con mucha calma. Si no queréis ir a descubrir el entorno natural y cultural, el núcleo de La Coromina es el refugio ideal en la búsqueda de tranquilidad. Y es que incluso el campanario de la iglesia deja de tocar entre 12 de la noche y 6 de la mañana.

Cardona es uno de los destinos preferidos para
el turismo cultural y familiar en Cataluña.

Su castillo, que ya existía en época del conde de Barcelona Guifré el Pelós (s. XIX), es uno de los emblemas de la Cataluña medieval, y hasta el siglo XVIII perteneció a uno de los grandes linajes de la Península Ibérica, los Cardona (primero vizcondes, después condes y aún actualmente duques).

La villa ducal de Cardona mantiene su casco antiguo de distribución y aspecto medieval, y su entorno natural está marcado por el elemento que históricamente dinamizó la economía local: la sal. Y es que el afloramiento de sal gema a su superficie, por medio de una montaña de sal única en el mundo, ha generado comercio en Cardona desde la prehistoria, y hoy se ha convertido en el principal elemento de atracción turística.

Entre la década de 1920 y el año 1991, Cardona basó su economía, básicamente, en la minería de la potasa, y por sus entrañas abrió galerías que llegaron a situarse hasta más de 1.300 metros de profundidad. Hoy, la visita a la montaña de sal también sirve para descubrir este pasado industrial.

Más información: www.cardonaturisme.cat

Cardona es un polo de atracción de los vecinos de las comarcas centrales de Cataluña todos los domingos, gracias a su mercado semanal.

Como consecuencia del privilegio real de celebrar el mercado ese día de la semana, sus comercios pueden abrir todos los domingos hasta la hora de comer (alrededor de las 14h), y esto hace que el casco antiguo se llene de gente.

Por otra parte, Cardona celebra diferentes eventos relacionados con la actividad comercial, pero que ha sabido reconducir hacia la vertiente lúdica. Los ejemplos más claros son la Feria Medieval-Fiesta de la Sal (a principios de junio), la Feria de la Llanega (a finales de octubre) y el Mercado de la Ganga (principios de febrero). Pero, sin lugar a dudas, el evento estrella en Cardona es su Fiesta Mayor (segundo fin de semana de septiembre), con el Corre de Bou (corridas de toros con seis siglos de historia) y un gran despliegue folclórico. Durante el verano, todos los barrios celebran su propia fiesta mayor, la más importante de las cuales es la de La Coromina (tercer fin de semana de agosto), el ambiente festivo del verano cardonino hace pensar a los turistas que el municipio, definitivamente, siempre está de fiesta.

Es una zona natural con una gran tradición de caza y pesca, así como uno de los lugares predilectos para los buscadores de setas

Cardona se encuentra en el extremo noreste de la comarca del Bages, a pocos kilómetros del Solsonès y el Berguedà. De entre las zonas de mayor interés destacan Manresa (75.000 habitantes), capital comercial de la Cataluña central; Solsona (10.000 habitantes), una de las ciudades más antiguas de Cataluña y con una catedral gótica excepcional y un casco antiguo medieval del que se conservan los cinco portales, y Berga (17.000 habitantes), la ciudad de la Patum.

Estamos a 90 kilómetros de Barcelona y a 110 de Lleida, a 10 kilómetros del centro geográfico de Cataluña (situado en Pinós) y muy cercanos a las pistas de esquí del Port del Comte (48 Km), Masella (60 Km) y La Molina (70 Km). También estamos a 110 kilómetros de Andorra, el pequeño país de la nieve y de las compras.

Más allá de lo más destacado en el mapa, nuestro entorno está lleno de masías milenarias e iglesias románicas y góticas, sin descuidar el emblemático altar barroco del Santuario del Miracle (Riner, a 15 Km.). Es una zona rodeada de recursos hídricos (el río Cardener, la riera Aigua d'Ora, los embalses de Sant Pons y la Llosa del Cavall) y con paisajes vírgenes sólo rotos por los campos de cultivo.

Es una zona natural con una gran tradición de caza y pesca, así como uno de los lugares predilectos para los buscadores de setas amantes de la llanega negra, el vid y el níscalo. También es un entorno donde hacer rutas a pie por los caminos aún sin asfaltar o rutas en bicicleta, ya sea por pista o por carretera secundaria.

Con todo, Cardona y La Coromina están bien comunicadas con los principales ejes viarios catalanes, a medio camino entre Barcelona y Andorra o La Seu d'Urgell, a 20 minutos del eje transversal y 25 de la autopista C-16 que une Barcelona con el túnel del Cadí.

Enlaces de interés:

www.portdelcomte.net
www.masella.com
www.lamolina.cat
www.andorra.ad
www.lleidatur.com
www.elcardener.com
www.turismesolsones.com
www.manresaturisme.cat
www.berguedaturisme.com