La Casa

La Casa La Casa
L'oli i el vi L'oli i el vi L'oli i el vi

El nombre de La Premsa es fruto de la importante producción de aceite que funcionó desde inicios del siglo pasado hasta el año 1980.

La Premsa, conocida antiguamente con el nombre de Cal Cots, es una masía documentada desde el año 1637, pero que probablemente ya existía en el año 1307, cuando aparecen documentaciones sobre la familia propietaria de la época, los Calvet.

El edificio, hoy formado por la unión de dos casas diferenciadas pero conectadas, estaba situado al pie del camino que unía Cardona con Manresa y Vic desde antes del año 1000. Como pasa con la mayoría de casas solariegas, la finca de Cal Cots se construyó y rehabilitó en diferentes fases, y por ese motivo hoy conviven en ella vueltas y arcos de origen medieval con oberturas renacentistas y elementos decorativos más modernos, algunos del siglo XX.

El nombre de La Premsa es fruto de la importante producción de aceite que funcionó desde inicios del siglo pasado hasta el año 1980.

Aún hoy se conservan la prensa y el molino, así como las tinas donde se almacenaba el aceite, todo procedente de las grandes plantaciones de olivos que había habido en Cardona y La Coromina hasta bien entrado el siglo XX.

La actividad agrícola y artesanal ocupaba toda la planta baja del edificio, mientras que la primera y la segunda planta estuvieron habitadas hasta finales de la década de 1970. Las familias rurales, generalmente muy amplias, necesitaban masías con muchas estancias donde convivían, como en La Premsa, tres o cuatro generaciones, desde los numerosos niños hasta los bisabuelos. Con la reconversión en establecimiento hotelero, todo este espacio ha sido redistribuido en sólo nueve espaciosas habitaciones.

Las diferentes familias que han vivido en cal Cots a lo largo de su historia han vivido exclusivamente del campo pero de una forma diversificada, complementando la actividad del molino y la bodega con el cereal y las hortalizas. De hecho, su patio interior era ocupado por una era (donde se separaba el cereal de la paja) y un huerto (al pie del río Cardener y, por tanto, con el riego asegurado).

Según la documentación localizada, la primera familia que habitó el edificio fueron los Calvet. Se deduce que eran propietarios de la masía por el escudo de la familia, situado en el ventanal renacentista, que coincide con el de la capilla de San Onofre que los Calvet pagaron en el interior de la iglesia parroquial de La Coromina, justo al lado.

Tras los Calvet, la casa pasó sucesivamente a manos de los Selvasembrada, los Cots, los Canudas, los Guitart y los Palà, hasta que en 1978 adquirieron la propiedad tres vecinos de la zona. Uno de ellos, Josep Fontellas, acabó adquiriendo el conjunto de la finca en el año 2006, con el claro objetivo de rehabilitar el edificio y convertirlo en un hotel rural que aporte vitalidad y dinamismo al núcleo de La Coromina.

El molino y la prensa se conservan en perfecto estado, así como las tinas, el infierno del vino y la bodega.

Desde un punto de vista patrimonial, el gran atractivo de La Premsa es, sin lugar a dudas, su molino de aceite y su antigua bodega vinícola, herederos de una tradición de siglos en la elaboración artesanal de dos de los productos de mayor valor añadido para el sector agrícola del municipio.

El molino y la prensa se conservan en perfecto estado, así como las tinas, el infierno el vino y la bodega. Incluso se mantiene intacta la barra de manera donde los mozos de la casa se cogían para pisar la uva con los pies. La actividad vitivinícola fue especialmente importante hasta la irrupción de la filoxera (siglo XX), cuando el municipio de Cardona era una zona eminentemente dedicada a la viña. En cuanto al aceite, la actividad se mantuvo hasta el año 1980.

Hoy, el molino de aceite preside la planta baja del hotel rural, y la bodega es uno de los grandes lujos con que cuenta el restaurante, ya que es donde los clientes pueden elegir el vino para su comida o simplemente hacer una copa. La apuesta de La Premsa por el aceite y el vino es decidida, porque estas son las raíces de esta histórica masía. Es por ello que, próximamente, entrará en funcionamiento una tienda agro-alimentaria basada en estos dos productos, pero también con otros alimentos de producción artesanal.